Sea innovador en su empresa… y en su vida

Sugerencias del arquitecto Frank Gehry

No se puede estar pensando en los negocios todo el tiempo. Simplemente no es bueno para los negocios.

Para las personas creativas como los diseñadores, escritores,  arquitectos y publicistas, encontrar el punto de equilibrio puede ser  parte natural de sus vidas. Tienen que tomarse el tiempo necesario para  explorar, investigar, relajarse y jugar. Si no lo hacen no podrán crear  nuevas ideas. Pero ¿qué pasa con el resto de nosotros? ¿Dueños de  empresas, CEOs, COOs, presidentes y magos de las finanzas? ¿Qué tiene  que ver el juego con ellos?

Frank Gehry, uno de los más renombrados arquitectos del mundo, dice  que él conduce su negocio con intuición y con la mirada puesta en el  objetivo final. El estilo suyo puede ser similar. ¿Pero acaso usa el  juego como método para resolver problemas?

«Ponga ejecutivos en una habitación,» le dijo Gehry a su  entrevistador SydneyPollack y a un pequeño grupo de ejecutivos en  ocasión de la 2007 MilkenInstitute Global Conference,  «y juegue [con una idea o un problema] y vea qué sucede.» Milton Wexler,  su psicoanalista de larga data, le puso en la cabeza que mientras  cortaba papel y lo pegaba o mientras jugaba con bloques con sus  compañeros de trabajo, lo que estaba haciendo en realidad era resolver  problemas.

«[Mi método] puede parecer poco práctico o no tener en cuenta el  presupuesto,» explicaba Gehry. «Pero no es verdad. Todos los edificios  han producido ganancias.» De hecho, dijo que su Museo Guggenheim de  Bilbao, tal vez una de las obras arquitectónicas más comentadas de  nuestro tiempo, recauda $40 millones por año «simplemente estando allí.»

Si usted está siempre prestándole atención a los números, quizás esté  perdiendo oportunidades e ideas que están a su alrededor – en su vida  personal, durante los eventos o en un día de trabajo. Pruebe las  técnicas siguientes de Frank Gehry para innovar en su negocio … y  posiblemente en su vida.

  • Trabaje de adentro hacia afuera. Establezca sus parámetros y explore maneras de crear sobre ellos.
  • Considere el entorno del proyecto, o de la idea o del servicio. ¿De qué manera se integra? ¿Cómo se destaca?
  • Sea respetuoso de la cultura. No desvalorice a nadie.
  • Haga las cosas que le encanta hacer y hágalas a menudo, y quizás  encuentre inspiración en el lugar más inesperado como una gran vela  blanca desplegada contra un cielo azul o el movimiento de un pez.
  • Construya muchos prototipos, aunque cuente con el servicio para ello.
  • Vaya a un museo de arte. Le hará «dar cuenta de que el proceso  creativo ha estado ocurriendo durante siglos,» dice Gehry. Y uno nunca  sabe, podría encender la chispa de un pensamiento novedoso – si no de  inmediato, tal vez después, cuando menos lo espera.
  • Las personas se oponen a lo «diferente.» Si se organizan vigilias  con velas contra usted, si le mandan amenazas de muerte, aférrese a su  visión. Los campeones ayudan.
  • No sea diferente sólo para ser diferente.
  • Cuando esté atascado, ignórelo.
  • Cuando su trabajo esté terminado, aléjese. Casi nunca resulta  exactamente como fue planeado y ponerse ansioso por los pequeños  detalles no ayuda.
  • Dese cuenta que ningún crítico es tan crítico como usted.

Pero por sobre todas las cosas, dese permiso para mezclar las  cosas un poco, en casa y en el trabajo. Sepa que alejarse de su actitud  habitual no sólo es bueno para usted – su salud, sus relaciones, su  bienestar mental – podría ser bueno para los negocios también. La  inspiración y las ideas para resolver problemas pueden aparecer en los  lugares menos probables y surgir de las personas menos esperadas.  Mantenerse alejado un tiempo – y estimular a su equipo para que lo haga  también – puede hacer que usted esté más relajado y que la cultura de su  empresa sea más vivaz. Es probable que sus clientes se sientan más  contentos con usted y su equipo y las ideas novedosas y los servicios  que usted ofrece.

Sepa que el juego podría mejorar esos números a los que usted le  estaba prestando tanta atención. Y eso es una excusa tan buena como  cualquier otra.

Dejar un comentario