Artículo de mes: «Propuestas de cambio para alcanzar la felicidad y el éxito»

¿Cómo define el éxito? De acuerdo a una reciente encuesta de Vistage, muchos de ustedes — 43% — dijeron que medían el éxito de sus vidas por el nivel de contento. Treinta por ciento lo medía por nivel de ingresos y 21% por el grado de libertad. Para ayudarlos a alcanzar sus metas de felicidad para el 2016, consideren las cinco resoluciones para el Año Nuevo del experto disertante Vistage Vince Langley.

1. Cuídese
Nada bueno puede ocurrirle a usted o a su organización si usted no está bien. Esto significa su bienestar físico tanto como su estado emocional. Pruebe este abordaje de tres vías, probado por el tiempo, para mejorar su salud:
Dieta — Dele a su cuerpo lo que necesita para mantener la salud. Mucha fruta y verdura. Cereales integrales. Lácteos descremados. Pescado. Y todo lo demás con moderación. Salirse de esta fórmula ocasionalmente no es el fin del mundo, pero desviarse de ella de manera continuada le traerá problemas.
Ejercicio — Muévase. 30-40 minutos de actividad aeróbica – caminar, andar en bicicleta, bailar – por lo menos cuatro veces por semana. En esto no hay ninguna novedad. Simplemente elija algo que acelere su pulso y que le guste, de manera que pueda hacerlo de manera consecuente. Si al principio no puede hacerlo por 30 minutos, comience con 10 y vaya aumentando gradualmente.
Apoyo psicológico y social — Encuentre a alguien en quien pueda apoyarse. La independencia total no es fortaleza. Una relación estrecha con los amigos, la familia, la comunidad mantienen mejor la salud. Pero también dese tiempo para estar con usted mismo. Medite, haga yoga, dé un paseo por sus lugares favoritos.

En medio de una semana de trabajo turbulenta es todo un desafío lograr tomarse un momento para concentrarse en las necesidades de nuestro cuerpo y nuestra mente.

2. Fije metas alcanzables
Es difícil dar en el blanco si uno no sabe hacia dónde está apuntando. Con demasiada frecuencia alguien se levanta, toma el desayuno, sale apurado para su trabajo, trabaja duramente, vuelve a casa, mira televisión, cena y se va a la cama. Ésta es una manera muy desgraciada de encarar la propia existencia.
La satisfacción suele derivarse de los logros. Si nuestras metas son específicas, si pueden medirse de algún modo, resulta más fácil sentir que uno lo ha logrado. Ponga esas metas por escrito, compártalas con otros.

3. Mida, mida, mida
Lo que se mide, se mejora. Escriba en grandes letras cuál es su posición inicial y cuál la meta que desea alcanzar. Póngalo a la vista de todos y actualícelo a medida que progresa. Use este documento para que todos en la empresa apliquen sus esfuerzos en la misma dirección y de manera sostenida. Diseñe un sistema formal para lograr que las mediciones clave mejoren. Y cuando eso ocurra, celébrelo.

4. Aumente la altura de la valla
¿Satisfecho con los resultados? ¡Qué sensación maravillosa! Pero ahora ¡cuidado con la complacencia!. Por ejemplo, piense en el desempeño actual de los atletas estrella y compárelo con el de los atletas de hace 10 o 20 años. El desempeño sigue siendo mejor porque el esfuerzo por lograr la excelencia persiste. No hay tal cosa como bastante bien, bastante rápido o“bastante cualquier otra cosa.” Lo lindo y lo que entusiasma es sentir que uno mejora y aprende. Haga que todos participen.

5. Demuestre su aprecio
Demuestre su aprecio por los esfuerzos que realizan todos los días las personas que lo rodean. Promueva una mentalidad de abundancia. Exprese su reconocimiento por los éxitos obtenidos y trate sinceramente de “pescar” a su gente haciendo las cosas bien. Ésta es la herramienta de liderazgo más poderosa con que cuentan las organizaciones y las personas exitosas

2 Comments

Dejar un comentario